Casa Museo

Misión

Ser un espacio dinámico de encuentro y construcción de memoria colectiva, recopilación, preservación y difusión del patrimonio cultural.

Visión

Ser un lugar de referencia nacional e internacional que comunique dinámicamente sus contenidos y ofrezca una amplia gama de servicios con alta calidad.

La casa, construida a finales de 1898, por Teodoro Jacinto Amézquita, fue la vivienda de la familia Amézquita y en ella vivió durante 92 años, como fiel y celosa cuidadora, su hija, Isabel Amézquita Gorrín, “CHAVITA”.

La casa, además de guardar en su memoria las tradiciones y formas del llano,  fue la oficina del poeta y abogado, José Eustasio Rivera, en su paso por Orocué y vivienda por algunos meses; aquí empezó a escribir su mayor obra literaria, “La Vorágine”.

En convenio MARCO, con la Universidad de La Salle, se inician actividades como el levantamiento arquitectónico,  registro fotográfico y  estudio patológico de la misma, que nos permiten planear las siguientes acciones dirigidas a la conservación de la casa.

Durante la administración municipal 2012-2015, con el aval del Consejo departamental de patrimonio; el Concejo municipal realiza la declaratoria  como Bien de Interés cultural, (BIC), con el acuerdo municipal 019 del 12 de Diciembre de 2014. En esta misma administración a finales del año 2015, se realiza el cambio total de la cubierta de la casa y en el 2017, a través de recursos del Impuesto Nacional al Consumo, INC, se realizan obras de conservación, que permiten abrir al público  las puertas del museo, el 31 de Enero del 2017.

En la Casa museo y centro de memoria la vorágine, usted puede conocer aspectos importantes sobre la vida y obra del abogado, poeta y escritor, JOSÉ EUSTASIO RIVERA, conocer la historia de Orocué y aspectos importantes de la vida del llanero.